La mirada perdida de aquel mudo retrato

h

Dejé que el pincel fuera quien me dirigiese por el lienzo. Pinceladas de durazno, marrón y sésamo se fusionaban para crear una armonía de colores en la parte central de aquel rostro.  Indecisa, cogí un pincel más grueso para mojarlo en la paleta donde, minutos antes, había preparado diversos óleos de tonalidades similares. Tracé varias pinceladas con gris, zinc y marfil, que contrastaban con los colores rosados que había utilizado antes, para darle forma a las facciones de aquel hombre. Volví a mojar el pincel, esta vez en el color negro, para perfilar aquellas gruesas y despeinadas cejas que se desplomaban en aquel semblante un tanto sombrío. Sus ojos, encharcados en lágrimas, se mostraban abatidos. Sólo la mirada perdida de aquel mudo retrato era capaz de transmitir la culpabilidad que le perseguía, la soledad que le acompañaba y la amargura que saboreaba desde hacía tiempo.

Anuncios

10 comentarios en “La mirada perdida de aquel mudo retrato”

    1. A mí me pasa igual pero en la escritura. Muchas gracias por comentar, me alegro de que te haya gustado. Es un placer tenerte siempre por mi blog. Que pases un buen día ❣️

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s